Seleccionar página

¿Empieza la fiesta y recién llegaron las bebidas? ¿Tu cita romántica ya está pulsando el timbre y el champán está tan tibio como la tarde de verano en que se conocieron? No te preocupes, te pasamos los trucos para las neveras frigoríficas se pongan a trabajar a toda máquina.

En wondercool somos especialistas en hacer que las bebidas acompañen la celebración a la temperatura justa. Nuestras neveras frigoríficas cuentan con tecnología de vanguardia para que, a menos que el invitado sea un vino tinto, puedas ofrecer una bebida tan refrescante como tu propia compañía.

Enfría tus bebidas en un abrir y cerrar de ojos

Congelador y papel: cuando el tiempo apremia, no basta con recurrir a las neveras frigoríficas, sino que hay que subir unos centímetros y colocar la botella o lata en el congelador. Pero si el reloj está corriendo más rápido que de costumbre, entonces habrá que darle un pequeño empujoncito envolviendo la botella o la lata con papel de periódico mojado.

Notarás que las bebidas que tardaban cuarenta minutos en enfriarse en las neveras frigoríficas, estarán súper frías en tan solo veinte. Ten mucho cuidado con las botellas de vidrio, ya que un congelamiento total podría provocar un desastre si esta se rompiera. Por lo tanto, permanece con tu atención sobre la bebida sin perderla de vista ni un segundo.

Vasos fríos: para complementar la técnica anterior, pon a enfriar en las neveras frigoríficas la cantidad de vasos que vayas a utilizar. A modo de precaución, siempre puedes tener algunos vasos en el congelador y servir incluso una bebida natural en ellos. No es lo mismo que una bebida fría, pero por lo menos sabrá mucho mejor que si fuera servida en vasos a temperatura ambiente.

Un poco de aire comprimido: si eres aficionado a una limpieza integral y profesional de la lente de tu cámara y del teclado de tu ordenador, tendrás en tu casa el equivalente a las neveras frigoríficas, pero en versión portátil. Toma el espray limpiador de aire comprimido y ponlo boca abajo. Esto impedirá que salga el líquido, pero sí saldrá el gas… ¡y nada menos que a temperaturas que solo se sienten en el Polo Norte!

Solo resta que soples la lata con el espray y en pocos minutos estará tan fría como si hubiera pasado algunas horas en las neveras frigoríficas.

Cómo conservar fría tu bebida

¡Muy bien, lo has logrado! Ya tienes tu bebida fría para una fiesta chispeante o una cita refrescante. Pero el asunto no termina con las neveras frigoríficas, sino que hay que mantener esas bebidas frías fuera de la cámara de frío si es que no quieres estar levantándote toda la noche para volver a llenar el vaso. Aquí van los mejores trucos para lograrlo:

  • Barril, agua y sal: pon agua en un barril o bowl del tamaño aproximado de una hielera capaz de albergar una botella, y ponle agua hasta la mitad, mucho hielo y dos cucharadas soperas de sal. La sal derrite al hielo y este hace que la temperatura del agua baje drásticamente, tal como si estuviera dentro de neveras frigoríficas. El agua le transmitirá el frío a la botella y ¡salut!

 

  • La evaporación como técnica refrigerante: necesitarás un recipiente de barro y arena para cubrir su fondo. Con esto ya estás sustituyendo gran parte de la acción de las neveras frigoríficas. Vierte agua dentro del recipiente y pon la botella. Cubre todo con una toalla remojada en agua bien fría. Conserva la botella de este modo, con su cuerpo lo más sumergido posible en el agua. Tendrás bebida fría para rato.

 

Por Sergio Delgado

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Te ayudo?