Las cámaras frigoríficas en los restaurantes son un elemento indispensable para mantener los alimentos en buen estado. Sin embargo, para que puedan realizar su función sin ningún riesgo, su vida útil sea la mayor posible y los alimentos se conserven bien, es necesario limpiarlas con cierta frecuencia.

No obstante, es cierto que limpiar las cámaras frigoríficas es una tarea muy tediosa si no sabes por dónde empezar, los pasos que deberías realizar o los productos más recomendados para cuidar de esta gran nevera inteligente. Por esta razón, en Wondercool queremos darte algunas claves o consejos para que puedas conseguir limpiar tu cámara o cámaras frigoríficas de una forma mucho más eficaz.

Cómo limpiar las cámaras frigoríficas

Limpiar las cámaras frigoríficas es algo que deberías hacer, como mínimo, una vez al mes. Pero, para cumplir con esto, te recomendamos que marques el día en que se ha hecho la limpieza en un papel o programa informático. Asimismo, también es conveniente que especifiques aquello que se ha limpiado. Lo ideal es que sigas estos pasos.

  1. Eliminar la escarcha. Es el principal enemigo de las cámaras frigoríficas, pues puede taponar los ventiladores. Esto incrementa su gasto de energía y puede provocar que esta nevera se estropee antes.
  2. Retirar el agua. Tras haber eliminado la escarcha es importante retirar el agua que pueda haber en las cámaras frigoríficas. Elimínala con una fregona o bayeta en los lugares más pequeños y cerciórate de que todos los rincones queden secos.
  3. Ozono para desinfectar. Aunque limpiar es esencial en las cámaras frigoríficas, desinfectar también. Para ello, el ozono es el producto más recomendado ya que es seguro y no contamina el contenido que está almacenado.
  4. Usar productos suaves. Nunca debes elegir productos abrasivos o fuertes para limpiar las cámaras frigoríficas. Estos tienen que ser suaves, adecuados para este tipo de neveras y hay que enjuagarlos muy bien. Asimismo, no te recomendamos utilizar agua a presión. Esto puede hacer que se quede acumulada en algunas zonas.
  5. Verificar cada zona. No te olvides de limpiar las estanterías, la zona de la batería de condensadores, las cajas en las que se guarden los alimentos y todo el mobiliario que esté dentro de la cámara frigorífica.

Estas son algunas de las claves para realizar una limpieza profunda, además de desinfectar todo el interior de la cámara. Los lugares húmedos suelen favorecer la aparición de hongos y estamos seguros de que no quieres que estos microorganismos estén en contacto con los alimentos. Por eso, la limpieza frecuente de este tipo de neveras es tan necesaria.

Por Sergio Delgado